Oposiciones al Cuerpo de Subinspectores Laborales

Escala de Empleo y Seguridad Social

EXPLICACIÓN SISTEMA PREPARACIÓN

TEMARIO - Parte Específica

Temas 27 a 94.

 

Nosotros no seguimos el único temario publicado y a la venta a día de hoy, sino que nuestros temas son propios, confeccionados por nosotros mismos.

No pienses por ello que somos ¡unos máquinas!, ya que, con epígrafes de temas tan largos como los que propone el tribunal en cada convocatoria, sólo con recoger el derecho positivo (y por supuesto no todo) de cada norma, resulta más que suficiente para redactar epígrafes adecuados para aprobar.

Hasta el año 2011, y desde el inicio de nuestra preparación (año 2003), todos los opositores presenciales (no preparábamos a distancia) que nos habían aprobado el primer examen siempre habían aprobado el segundo. En la convocatoria del año 2013 fue la primera vez que nos suspendieron opositores en el segundo examen. De 8 opositores suspendieron 3, pasando 5 al último examen, siendo este el mejor porcentaje de todos los preparadores que presentaban al segundo examen 8 o más opositores. En la convocatoria del 2014 nos aprobaron 8 de 14 opositores, siendo también la mejor media de todos los preparadores que presentaban a 10 o más opositores. En la convocatoria del 2015, ya con el temario por epígrafes, logramos más del 90% de aprobados en el segundo examen, también el porcentaje más alto de los preparadores que presentaban 10 o más opositores. En la convocatoria de 2016, nos aprobaron el segundo examen 8 de 12 opositores, lo que representa un 66,66%. Este segundo examen ha sido el de peor ratio presentados-aprobados de los últimos años, puesto que de 104 que pasaron el primer examen solo han aprobado 43 personas el segundo, lo que supone un 41,34% del total. En dicha convocatoria estuvimos 25 puntos por encima de la media general de aprobados. Por tanto, estamos seguros de la fiabilidad de nuestro temario porque nuestros temas recogen fielmente los epígrafes del BOE, que es lo mismo que hace el único temario a la venta, pero ajustando la extensión a lo que es posible escribir en el tiempo concedido, con un claro reflejo del derecho positivo necesario para que el corrector pueda seguir los epígrafes del BOE. Antes de la convocatoria del 2015, y del cambio del segundo examen introducido tanto para subinspección como para inspección, disponíamos de dos versiones por tema que garantizaban que el opositor iba a escribir, de forma estructurada, un número de palabras que se ajustara a su capacidad, con el ahorro de tiempo que ello supone, al no tener que hacer resúmenes propios (de los epígrafes y de las posteriores novedades), en los que se pierde gran cantidad de tiempo y esfuerzo.

Ahora, desde el 2015, con el nuevo modelo de segundo examen, basado en 10 epígrafes de todo el temario elegido por el Tribunal, hemos dado un giro importante al temario para adaptarlo a epígrafes a escribir en unos 17-18 minutos, pues ahora se tendrán 180 minutos para escribir 10 epígrafes, a los que se imputa la misma puntuación: 2 puntos. Por tanto, se ha de garantizar un mínimo de palabras por epígrafe, pero también un máximo, puesto que el tiempo de escritura es limitado. Vendría a ocurrir lo mismo que antes pasaba con los temas, pero ahora “en pequeñito”, en epígrafes. No se pueden hacer epígrafes extensos, de 1000 palabras, por ejemplo, porque ello supondría quedarse a mitad del examen. Cierto que pueden existir algunos epígrafes cortos, como el de “calendario laboral”, por ejemplo, en el que, por más que se quiera, no se puede recoger mucho contenido. Pero ello es la excepción. El gran problema sigue estando en la extensión de cada epígrafe como antes estaba en la extensión de los temas.

Nuestros temas están hechos en Word, en una única versión por epígrafes. Con este nuevo temario nos aseguramos de que cada opositor va a tener unos epígrafes con un contenido máximo a escribir ya establecido por nosotros y adaptado al tiempo de examen concedido, y que, por tanto, no tendrá que estar, respecto de cada epígrafe, pensando qué ha de quitar o poner, puesto que dicha depuración de contenido ya la hacemos nosotros.

No obstante, los opositores de la opción 1.0 (se apuntan con nosotros tras aprobar repetidamente el primer examen y no lograr pasar el segundo) pueden seguir con el temario que estuvieran utilizando en todo aquello que les resulte más ventajoso por eficiencia de memorización.

Al igual que las versiones normal y resumida han sido suficientes durante una década para superar el segundo examen, ahora creemos que con el nuevo temario por epígrafes se perfeccionan todavía más los temas, pues si era difícil reducir un tema a 90 minutos, más difícil todavía es reducir 10 epígrafes a 17-18 minutos. Se incorpora, además, un cuestionario por cada tema, que recogerá preguntas cortas (tipo primer examen) del contenido de cada materia que consideremos más importante, pero sin “volvernos locos” ampliando porque si así lo hiciéramos el contenido a memorizar no terminaría prácticamente nunca. Actualmente, el opositor se tiene que memorizar el tema por epígrafes, 3000 palabras por semana, y el cuestionario de ampliación. NO OBSTANTE, DICHA MEMORIZACIÓN SE HARÁ POR “CAPAS”. Primero los temas y, cuando se acabe con los temas, las preguntas de ampliación, con el fin de tratar de ser lo más eficientes posibles en la memorización de contenido. Como la mayoría de opositores nos han aprobado el primer examen sólo con los temas resumidos antiguos, y ahora los de epígrafes son un poco más extensos, pues primero nos estudiamos estos y después las preguntas de ampliación para completar la prioridad 1. Todo dependerá, lógicamente, de cuándo sea el examen y del tiempo que tenga el opositor. En cualquier caso, planificamos siempre tratando de buscar la mayor eficiencia y nunca han sido necesarios los cuestionarios de ampliación para poder pasar el primer examen.

Nuestros temas por epígrafes tienen letra normal y letra en cursiva. Todo lo recogido en letra normal es importante de cara al primer examen, mientras que lo que está en cursiva puede aplazarse para ser estudiado entre el primer y segundo examen, por ser muy complicado que caiga una pregunta corta de tal contenido. De esta forma incidimos en esa “memorización por capas” que consideramos la más eficiente para destinar el menor tiempo posible a la oposición. Entre el primer y segundo examen suelen haber 8-10 semanas.

La entrega del temario va incluida en el precio de la preparación. No se vende de forma separada ni se entrega tampoco de una sola vez. Se van dando los temas conforme se avanza en la memorización.

En consecuencia, los temas se van entregando semana a semana: 1, 2, 3 ó 5 por semana, según lo que el opositor pueda memorizar semanalmente con la calidad debida.

TEMARIO - Parte General

Entregamos, inicialmente y conforme se va avanzando en la memorización, 7 leyes en las que subrayamos el contenido que creemos que es más posible de preguntar en el primer examen (también tenemos cuestionarios de pregunta-respuesta de dichas leyes). Con dichas 7 leyes es suficiente para sacar una buena nota en las primeras 20 preguntas del primer examen. No obstante, tenemos un montón de leyes más, como el resto de preparadores, que daremos siempre que haya tiempo y las 7 básicas se lleven perfectamente memorizadas. Lo importante es no volverse loco metiendo contenido porque después hay que mantenerlo en la memoria.

En algunos cuestionarios de las leyes básicas aparecen preguntas-respuestas en cursiva o con fondo amarillo o gris. Dichas preguntas “marcadas” tienen menos probabilidades estadísticas de caer a la vista de los últimos años de exámenes del tribunal. Por tal motivo, y salvo que el opositor llegue sobrado de tiempo, recomendamos primero descartar las preguntas en cursiva y las que tengan un determinado color de fondo. De esta forma podríamos tener posibilidades de pasar incluso sin disponer de las 7 leyes completas.

Como ya señalamos, el temario es gratuito, no se cobra aparte, sino que la entrega de los temas está incluida dentro de la cuota que se paga mensualmente. Ello ocurre también respecto de la parte general.

La primera ley-cuestionario se entrega, a salvo de casos especiales que serán valorados al planificar a cada opositor, cuando se llevan memorizados 20 temas de la parte específica. Es decir, primero se memorizan 20 temas, después una de las leyes básicas, después 5 temas, después otra ley básica, después 5 temas … y así sucesivamente hasta terminar con los temas y las leyes básicas.

MÉTODO

Con el método de preparación que proponemos, basado en el temario propio, en la memorización “palabra por palabra”, en el sistema de arrastre o acumulativo, en exámenes exhaustivos y eliminatorios de control y programaciones individualizadas, se busca primordialmente ofrecer al opositor la posibilidad de conocer cuáles son sus posibilidades de aprobar la oposición, teniendo en cuenta el nivel exigido por el Tribunal y la competencia existente. Se trata, en definitiva, de intentar que un opositor no esté meses o años sin saber exactamente qué opciones tiene de aprobar la oposición.
Todo ello en cuanto al primer examen, que es el que, a día de hoy, mejor puede ponderarse y menos sorpresas hay. En cuanto al segundo, la teoría de “lotes” puede tumbar a un opositor que lleve bien un tema, como les ha ocurrido a muchos opositores que han caído en dicha prueba habiendo realizado un buen examen; pero las posibilidades de que ello ocurra son menores si se llevan epígrafes adaptados al nivel propio de escritura y se lleva el contenido perfectamente memorizado. Creemos que en el nuevo modelo de examen tendrá menor influencia esta teoría de “lotes”, pues al ser preguntas más específicas, más parecidas al primer examen, consideramos que será más factible seleccionar a los mejores opositores.
En cuanto al tercero, el práctico, y a pesar de ser, curiosamente, el que más precisa de la ayuda de un preparador especializado, es el examen en el que más peso tiene el propio opositor, puesto que sus decisiones ya no están basadas en la calidad de lo memorizado, algo que se puede verificar periódicamente, sino en su propio razonamiento, lo que ya resulta más difícil de supervisar. Nunca se ha de olvidar que estamos en presencia de un proceso de concurrencia competitiva, donde aprueban los mejores y ello hace imposible garantizar la superación de las distintas pruebas al 100%.
El método aplicado, como se ha señalado, persigue tratar de evitar que un opositor pierda el tiempo por carecer del nivel exigido por la competencia existente en esta oposición, es decir, que destine 4 ó 5 años de su vida sin haber constatado que tenía capacidad suficiente para superar las oposiciones.
Para evitar tan indeseable duda proponemos un sistema de preparación que busca posibilitar que el opositor afronte debidamente este difícil proceso de concurrencia competitiva.

SISTEMA

¿Qué sistema proponemos para preparar estas oposiciones?

  • Temario propio:

El opositor tendrá que memorizar los 69 temas por epígrafes y las 7 leyes-cuestionarios de nuestro temario. A este contenido lo denominamos prioridad 1.

Después, según el tiempo del que disponga, ampliará el contenido de la parte específica (de los temas) con cuestionarios de ampliación de cada tema. También podrá ampliar de la parte general si lo desea y hay tiempo para ello. No obstante, nunca han sido precisas dichas ampliaciones para poder superar el primer examen de la oposición.

Nosotros le proporcionamos el número de preguntas cortas que han salido en las convocatorias anteriores (desde 2007) que estaban incluidas dentro del contenido de prioridad 1 (en el año 2007, 29; en el año 2008, 28; en el año 2009, 24; en el año 2010, 28; en el año 2011, 28,5; en el año 2013, 31, aumento este último debido a la introducción de cuestionarios de ampliación de la pate específica, y en el año 2014, 34 preguntas: 29,5 preguntas directamente de los temas resumidos y de las 7 leyes básicas, sin ampliación alguna, y 4,5 en cuestionario de ampliación; en el 2015, 34: 31 preguntas directamente de cuestionarios y temas epígrafes prioridad 1, sin ampliación alguna, y 3 en cuestionarios de ampliación de la parte específica, y en el 2016, 29,50: 26,50 preguntas directamente de cuestionarios y temas epígrafes prioridad 1, sin ampliaciones, y 3 en cuestionarios de ampliación de la parte específica).

Al finalizar el primer examen de cada convocatoria se remitirá al opositor la oportuna corrección, de modo que aquél podrá comprobar por él mismo el número de preguntas que estaban incluidas dentro de esta prioridad 1.

Con tales datos y estadísticas, el opositor puede verificar que sabiéndose el contenido de la denominada prioridad 1, puede superar sin problemas el primer examen.

Buscamos que un opositor esté en condiciones de aprobar esta oposición en el mínimo tiempo posible y memorizando el menor contenido, y por ello, resumimos al máximo posible los epígrafes a estudiar, dejando un contenido mínimo fundamental para garantizar pasar el segundo examen, y entregamos los cuestionarios de las 7 leyes que entendemos básicas, por sus resultados estadísticos, de las que quitamos todo el contenido posible. En definitiva, que tratamos de que el contenido a estudiar sea el mínimo posible.

Para nosotros sería más sencillo hacer lo que la mayoría de preparadores: hacer comprar al opositor, o entregar, el único temario que está a la venta actualmente, con una media de 15 caras por tema (aunque algunos tienen 20 o más), y después decirle al opositor que tiene que añadir a tales temas, que ya son amplísimos, el RD 84/96, el 1415/2004, el 2064/95, el de extranjería, etc… De esta forma, salga la pregunta que salga en el primer examen el preparador va a tener excusa, al haber entregado al opositor todo lo que podía caer, aconsejándole, en todo caso, que estudie más o sugiriéndole que necesita más tiempo. Pero el problema es quién puede memorizar semejante contenido, con el nivel exigido por el Tribunal, en un tiempo razonable.

Nosotros nos arriesgamos y decimos: tú estúdiate primero la prioridad 1, que según las estadísticas existentes hasta el momento, va a englobar un número de preguntas suficientes para aprobar el primer examen. Si eres una máquina de memorizar, no te preocupes, pues te vamos a dar lo que te proporcionan el resto de preparadores, es decir, los reales decretos antes mencionados, pero priorizados y subrayados (disponemos de prioridad 2 y prioridad 3).

Proponemos, en suma, una memorización de nuestro temario escalonada y priorizada según las estadísticas que año tras año nos viene ofreciendo el Tribunal, y no una entrega masiva del contenido con el que se puede pretender, por un lado, ahorrase trabajo y, por otro, no asumir responsabilidades.

Como hemos señalado, nuestra prioridad 1 ha sido suficiente para aprobar las últimas 9 convocatorias, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2013, 2014, 2015 y 2016 (también en las convocatorias anteriores), saliendo, respectivamente, 29, 28, 24, 28, 28,5, 31, 34, 34 y 29,50 preguntas que estaban incluidas directamente en los temas, en el contenido subrayado de las Leyes de la parte general y en los cuestionarios de la parte específica de ampliación. Como se ha comentado, sin necesidad de cuestionarios de ampliación siempre han salido preguntas suficientes.

Ello nos lleva a concluir necesariamente en que no es preciso estudiarse la cantidad de materia que entregan la mayoría de preparadores, y que hace que demasiados opositores no sean capaces nunca de abarcar el contenido propuesto y que la mayoría, también por el sistema de vueltas sufrido por casi todos los opositores, no sepa realmente en qué lugar se encuentra en la carrera por superar la oposición, al no ser consciente de cuánto contenido se ha de saber y, sobre todo, con qué calidad ha de hacerlo.

Pero no todo iba a ser bueno, así que el problema empieza con el modo en que hay que memorizar.

  • Memorización “palabra por palabra”:

¿Por qué el modo de memoriza hace empeorar lo que parecía bueno al hablar del temario?

Porque si reducimos mucho el contenido a memorizar para aprobar la oposiciones, es lógico que dicho contenido se deba saber al dedillo, como el “padrenuestro”. Podríamos hacer el símil de decir que tendremos que ser como unos notarios en pequeñito, notarios de metro y medio, puesto que lo que debemos memorizar debe ir como en notarías, palabra por palabra.

Será la única manera de asegurarnos de que si nos salen en el primer examen 25 preguntas, por ejemplo, incluidas en lo que hemos denominado prioridad 1, pues seremos capaces de contestar perfectamente al menos 22 (dejando de lado un par de olvidos y un fallo, que suele ser lo corriente), lo que nos llevaría al aprobado.

No hay que olvidar que el Tribunal, si tienes 20 preguntas perfectas, te pondrá un 20, y que sólo baja puntuación, incluso poniendo 0, sobre una respuesta cuando aquélla tiene algo mal o falta algún requisito de los pedidos. El tribunal no puede arriesgarse a suspender a una persona que tenga 20 preguntas perfectas, pues sería algo perfectamente verificable y podría acarrear todo tipo de responsabilidades.

Por tanto, todo el contenido de los temas y de lo subrayado de las leyes básicas habrá que aprenderse textualmente, sin poder hacer resúmenes ni sustituir palabras esenciales o básicas que cambien el sentido de lo que se dice, pues ello impediría conseguir el objetivo que pretendemos, es decir, dar seguridad al opositor de que sigue el camino correcto, según nuestra experiencia de 15 años de preparación, para lograr el aprobado.

Esto no significa caer en la teoría del “tonto de la palabrita”, es decir, todos los que opositan a este Cuerpo ya tienen un bagaje académico importante y pueden perfectamente cambiar determinado contenido que vean que no es puramente de derecho positivo, o aun siéndolo prefieren ordenarlo o decirlo de otra manera. Solo se ha de verificar que no se empobrece jurídicamente el contenido, que no se olvida nada que pudiera afectar a una respuesta determinada y que tampoco se aumenta mucho el número de palabras, pues podríamos acabar con un tema imposible de escribir. El ejemplo más explicativo sería el siguiente: si en un tema ponemos, El art. 36.5 de la Ley Orgánica 4/2000 señala …, y un opositor quiere recoger: La L.O de extranjería establece en el art. 36.5 …. Pues lógicamente ningún problema existe para realizar tales cambios u otros similares.

La memorización del contenido, en conclusión, debe ser de 10.

 

  • Sistema de arrastre o acumulativo:

Una vez memorizado cada tema con la calidad debida, seguiremos un sistema acumulativo con el fin de que el tema se mantenga siempre en las condiciones necesarias para aprobar. No seguimos un sistema de vueltas, sino de arrastre: el primer tema que se estudie nunca se dejará de repasar (dándoles cada vez mayor distancia entre repaso y repaso) hasta el final de la oposición.

Muchos opositores tienen una gran memoria pero el sistema de vueltas les condena a olvidar lo que han memorizado debidamente. Cuando el tema vuelve de nuevo prácticamente lo tienen que volver a memorizar, cayendo en un bucle que suele conllevar, en el mejor de los casos, una ampliación del tiempo necesario para llevar controlado todo el contenido exigido para superar la oposición.

 

  • Exámenes eliminatorios:

Nuestro exámenes eliminatorios pretenden controlar el nivel de clavado del contenido alcanzado por el opositor, a la vez que enseñan al mismo, de nuestra experiencia como preparadores, cómo se ha de recoger el contenido para lograr pasar el primer examen.

En nuestros exámenes de control-eliminatorios admitimos un 20% de fallos con el objeto de garantizar que vamos avanzando adecuadamente. En las 10 preguntas hay que alcanzar al menos un 8 para poder aprobar.

Dichos exámenes se realizarán por Skype entre las 9.00 y las 15.00 horas, siendo el último a empezar a las 15.00 horas (horario peninsular) para acabar a las 16.00 horas. El primer examen de control por Skype se hará a los 10 temas, y a partir de ahí, y hasta el final de la oposición, cada 5 temas (cuando se lleven 15, 20, 25, etc…). Los exámenes podrán ser de 10 preguntas o aumentar el número de las mismas conforme se vayan teniendo más temas memorizados.

Para los opositores que memorizan a mucha velocidad se establece un único examen mensual, porque de lo contrario se estarían haciendo exámenes semana sí semana no.

Igualmente, para los opositores que trabajan siempre de mañana, los exámenes de control son cada 10 temas. Si el opositor los tiene que empezar a las 15 horas tendrán que ser orales, pues no hay tiempo hasta las 16 para hacerlos por escrito.

Los exámenes se harán por escrito (SALVO LOS EXÁMENES DE 30 Y 50 TEMAS, QUE SERÁN ORALES para todos), hay que aprobarlos para poder seguir memorizando. Si no se aprueba un examen (el de 20 temas, por ejemplo), se le dará al opositor 14 días para volver a presentarse (durante dichos días sólo se repasará, no proporcionándose temas nuevos para estudiar). Si vuelve a suspender, se le darán, como máximo 28 días más para volver a presentarse (puede presentarse antes si juzga que está preparado). Si no supera este último examen se acaba la relación con nosotros, dejando de preparar y de pagar. No obstante, podría volver a presentarse una única vez más pasados dos meses y si aprueba se reincorporaría nuevamente con nosotros.  

No obstante, la mayoría de opositores (90%) que lo dejan con nosotros es por voluntad propia, al darse cuenta de la gran exigencia de tiempo y memoria que conlleva esta oposición.

Hemos de poder ver al opositor haciendo el examen por Skype. Ha de buscar una ubicación adecuada para que lo veamos perfectamente haciendo el examen. En caso contrario habrá que hacer todos los exámenes de forma oral.

  • Programaciones individualizadas:

Nosotros indicamos a cada opositor lo que tiene que hacer cada semana, programando de un modo individualizado según cómo haya ido la programación anterior, y no dando programaciones con carácter general y por igual a todos los opositores sin distinguir sus capacidades de memoria o de tiempo. Un opositor medio viene estudiando 3000 palabras por semana, aunque los que nos entran llevando ya años logran memorizar más rápidamente (desde 3000 a 5000), por el tiempo previo destinado a la oposición. Esa es la estadística que conocemos. En unos dos años, 21-24 meses, un opositor es capaz de superar esta oposición si tiene el tiempo, la fuerza de voluntad y la capacidad suficiente como para quitarse 3000 palabras a la semana conforme exigimos: palabra por palabra. Si va más rápido, pues se acortan los plazos de preparación, lógicamente.

 Nosotros no limitamos nunca las posibilidades y capacidades del opositor. Es decir, si un alumno es capaz de memorizar 5000 palabras por semana, pues tal número de palabras (en los temas o leyes-cuestionarios correspondientes) le daremos cada semana, por supuesto, pues no pretendemos retener al opositor. Siempre que sea capaz de memorizar 5000 palabras, o más, a la semana como notarías y los exámenes de control-eliminatorios los vaya aprobando, pues será señal de que nos ha tocado un gran opositor y le daremos las gracias por habernos escogido como preparadores.

Tal y como ya señalamos, lo que nosotros buscamos es garantizar al opositor que va avanzando adecuadamente, y que va cumpliendo los plazos y pasos previstos para aprobar la oposición. Un opositor puede ser consciente de sus capacidades, tiempo que habrá de invertir y posibilidades frente a la oposición en más o menos 3 o 4 meses. Pasado dicho período él mismo podrá decidir si continúa o no. Nosotros le aconsejaremos y recomendaremos lo que pensemos sobre su situación.

 

Descripción del método de PREPARACIÓN A DISTANCIA

En nuestra preparación A DISTANCIA se envían datos a través de nuestra plataforma y un tema escrito cada dos semanas. Es decir, una semana sí y otra no: en domingos alternos se habrán de completar los datos de control en la plataforma (aunque se puede hacer día a día si se quiere) y 5 epígrafes redactados a mano en 90 minutos, o bien, cuando ya se llevan memorizadas leyes básicas, 20 preguntas cortas de dicha parte general; nosotros respondemos con la planificación a través de la plataforma según los datos proporcionados y con los epígrafes, o las preguntas cortas de la parte general, corregidos a lo largo de la semana siguiente, y así sucesivamente,  es decir, a los 14 días volvería a mandar el opositor los datos a través de la plataforma y el escrito. Vamos, como si fuera un partido de tenis: un domingo se deben enviar los datos y comentarios a través de la plataforma más epígrafes o cuestionario y en la siguiente semana devolvemos nosotros la planificación nueva a través de dicha plataforma. Los exámenes solicitados de epígrafes o cuestionarios pueden ser más largos o combinados según el momento de preparación en que se encuentre el opositor.

Tendremos 2 periodos vacacionales, uno en diciembre y otro en agosto, según la fecha del primer examen. En dichos períodos vacacionales se desplazará el envío de datos una semana, es decir, se remitirá un domingo y en vez de remitir el siguiente a los 14 días se enviará a los 21, con el fin de dejar una semana libre en Navidad y otra en Verano. Ello no supondrá una disminución de la cuota a abonar durante dichos dos meses.

La incorporación del opositor se hace a través de la remisión de los archivos específicos del método-sistema y los primeros temas, fijando una videoconferencia en los días inmediatamente siguientes (entre 2 y 14 días) para aclarar las dudas que surjan y enseñar el funcionamiento de la plataforma de control. Por supuesto, desde la entrega de la documentación hasta el día de la videoconferencia estaremos en contacto por mail o telefónicamente para cualquier duda, con el fin de no estar cometiendo errores de sistema desde el comienzo del estudio hasta la videoconferencia.

En nuestro sistema se van entregando semanalmente los temas que cada opositor es capaz de memorizar conforme a lo exigido. Lo normal, para los que empiezan y jamás han tenido contacto con esta oposición, es memorizar 3000 palabras por semana. No obstante, y como ya hemos señalado, si pueden memorizar 5000, pues dicho número de palabras, en los temas correspondientes, les daremos. Con tal de que vayan pasando los exámenes y acreditando que el contenido lo llevan clavado, les daremos tantas palabras como sea cada opositor capaz de memorizar. Cuando se trata de opositores que llevan ya tiempo vinculados a la oposición, lo normal es poder con más palabras a la semana.

Es importante recalcar que el opositor supone, más o menos, el 85% de la oposición. Los preparadores representamos un pequeño porcentaje, más pequeño cuanto mayor es la capacidad de memoria del opositor (por desgracia el acceso a la administración pública se basa hoy fundamentalmente en la memoria).

Por tanto, un buen opositor aprobaría seguramente con cualquier preparador y sistema, fuesen estos mejores o peores, y, por tanto, sólo se ha de cerciorar o preocupar de que su preparador le hace un seguimiento adecuado y que trabaja en la oposición, nada más.

El seguimiento ordinario de la oposición se hará a través de la plataforma, mediante el rellenado de una serie de datos que exigirá al opositor controlar cuatro parámetros básicos del trabajo diario que comentaremos en la videoconferencia de incorporación. Mediante videoconferencia, a través de Skype, se harán los exámenes de control con el único fin de cerciorarnos de que el opositor lleva las cosas con el nivel suficiente como para luchar por una plaza. Los exámenes de control eliminatorios se harán los martes y miércoles por las mañanas y hasta el mediodía.

El opositor remitirá cada 14 días, como ya hemos señalado, 5 epígrafes escritos o un cuestionario de 20 preguntas cortas de la parte general, salvo que nosotros le solicitemos otra cosa en función de la fase de la oposición en que se encuentre.

El examen práctico se preparará mediante apuntes, por videoconferencia y presencialmente con los que hayan superado el primer examen. Se requerirá venir a Alicante dos veces (aunque se esté preparando presencialmente en cualquiera de nuestras delegaciones): la semana siguiente a realizar el primer examen, con clases viernes, sábado y domingo, y a las 6 semanas después del primer viaje, dando clase de jueves a domingo). En el examen del año 2013 hemos sacado el número 1, el 2, el 5 y el 6 en el examen práctico, copando nuestros 4 opositores las primeras notas casi íntegramente. En el examen del 2014 hemos sacado el número 1 y 3 del examen práctico. En el práctico del 2015 hemos logrado la 2 y 3 nota.  En el examen práctico hemos logrado aprobar al 80% de los presentados en el 2013 (4 de 5), el 75% (6 de 8) en el 2014, el 78% en el 2015 (18 de 23 opositores) y el 100% de opositores presentados en el 2016 (7 de 7; una de las opositoras que nos aprobó el segundo examen no pudo preparar con nosotros el práctico: en vez de presentar 8 al práctico presentamos 7, en consecuencia).

El opositor, lógicamente, nos tendrá siempre a su disposición (salvo el periodo vacacional anteriormente señalado), tal y como hacen la mayoría de preparadores, para aclarar dudas, resolver problemas urgentes o manifestarnos sus necesidades. Para ello se podrán mandar los mensajes que se precisen a través de la plataforma o llamando al móvil (nuestro horario de atención es de 9 a 15 horas). En nuestra página web y en Facebook se pondrán aquellos contenidos que sean de interés para todos los opositores.

No se admiten opositores online que residan en provincias en las que impartamos preparación presencial.

Descripción del método de PREPARACIÓN PRESENCIAL

Presencialmente preparamos en Alicante, miércoles sí, miércoles no, es decir, con clases cada 14 días. El método y sistema es el mismo que hemos detallado con anterioridad. Los exámenes y planificaciones se harán a través de nuestra plataforma de control y de forma presencial en nuestra academia situada en calle San Agatángelo, número 15, de Alicante (barrio de Benalúa).

Tendremos 2 periodos vacacionales, uno en diciembre y otro en agosto, según la fecha del primer examen. En dichos períodos vacacionales se desplazará la clase presencial una semana, es decir, se acudirá a clase el miércoles y en vez de dar una nueva clase a los 14 días se volverá a los 21, con el fin de dejar una semana libre en Navidad y otra en Verano. Ello no supondrá una disminución de la cuota a abonar durante dichos dos meses.

También preparamos presencialmente en Sevilla, con la subinspectora María Quintana. En Sevilla se prepara semanalmente, siendo las clases los martes. El método y sistema es el mismo que hemos detallado con anterioridad. María explicará a cada opositor la duración de las clases y el lugar de celebración de las mismas, así como los períodos de vacaciones o descanso.

En las ciudades en las que impartimos clases presenciales no cogemos opositores a distancia que sean de dichas ciudades o de otros municipios que estén cercanos al lugar de las clases, salvo que se haya alcanzado el límite de opositores presenciales, en cuyo caso se cogerá a distancia hasta que se genere una vacante.

Consideraciones y estadísticas

Presencialmente preparamos desde el año 2002. A distancia iniciamos la preparación en el año 2011, si bien no hubo convocatoria, por el cambio producido en el Gobierno, en el año 2012. Por ello los primeros resultados on line se produjeron en la convocatoria de 2013 para la escala de Empleo y Seguridad Social.

Estadísticas y consideraciones:

 

  • Convocatoria de 2013. De 10 opositores que tenían prioridad 1 logramos que pasaran el primer examen el 80% (8 de los 10), y el segundo el 62,50% (5 de 8). En el último examen práctico, logramos aprobar al 80% de opositores (4 de 5), sacando las primeras notas (1, 2, 5 y 6). Además logramos obtener el número 1 del proceso selectivo.
  • Convocatoria de 2014. De 16 opositores que tenían prioridad 1 logramos que pasaran el primer examen el 93,75% (15 de los 16), y el segundo el 53,33% (8 de 15). En el último examen práctico, logramos aprobar al 75% de opositores (6 de 8), sacando, como ya hemos señalado, las primeras notas de dicho último examen (1 y 3).
  • Convocatoria de 2015, que ha sido muy especial por el número de plazas convocadas (la cuarta convocatoria con más plazas desde la creación del cuerpo). Nos aprobaron 30 personas el primer examen. De dichas 30, 21 eran “verdes” (llevaban todo el temario) y 9 “amarillos” (no llevaban todo el temario memorizado). De los verdes se nos cayeron 2, por lo que la estadística sería del 91% si contamos solo a los verdes y del 93% si contamos también a los amarillos. En el segundo examen del 2015 nos aprobaron 23 de los 30 opositores que presentábamos, lo que supone casi un 76%. Si tenemos en cuenta nuestra clásica diferenciación entre amarillos y verdes, sería más del 80% de verdes, pues solo 4 de los 21 verdes (los que iban con todo el temario) suspendieron. Es decir, aprobaron 17 de los 21 verdes y 6 de los 9 amarillos, lo que supone un 66%. En el último examen del 2015, el práctico, nos aprobaron 18 de los 23 opositores, lo que supone un 78%. En el 2015 hemos logrado los números 2 y 3 de la fase de oposición (también el 6, 8, 9 y 11 de la fase de oposición).
  • Convocatoria de 2016. 12 opositores de 16 nos aprobaron el primer examen, lo que supone un 75%. En el segundo examen nos aprobaron 8 de 12 opositores, lo que representa un 66,66%. Este segundo examen ha sido el de peor ratio presentados-aprobados de los últimos años, puesto que de 104 que pasaron el primer examen solo aprobaron 43 personas el segundo, lo que supone un 41,34% del total. Una barbaridad en comparación con el año 2015, en el que aprobaron el segundo examen un 56,83% de los opositores que superaron el primero. A pesar de la dificultad de la convocatoria, ya que solo han pasado el 41%, como señalamos, hemos logrado estar 25 puntos por encima de la media de aprobados, lo que mejora el resultado porcentual del año 2015 en comparación con la media general de aprobados. En el tercer examen, el práctico, de la convocatoria de 2016, nos aprobaron el 100% de los opositores. Es decir, todoss los alumnos que presentábamos. Además, logramos sacar nuevamente el número 1 del práctico, como en el 2013 y 2014.
  • Convocatoria de 2017. 17 opositores de 21 nos aprobaron el primer examen, lo que supone un 80%. En el segundo examen nos aprobaron 13 de 17 opositores, lo que representa un 76,47%. En este segundo examen 113 opositores pasaron el primer examen. De los 113 aprobaron el segundo 57, lo que supone un 50,44% del total. Mejor porcentaje total de aprobados que en la convocatoria de 2016, pero también un examen complicado de pasar. En esta convocatoria hemos logrado estar 26 puntos por encima de la media de aprobados, repitiendo prácticamente el porcentaje de la convocatoria del 2016. En el último examen del 2017, el práctico, nos aprobaron 12 de los 13 opositores que presentamos.

Pero estas no son las estadísticas más importantes, la trascendental es, sin duda, que alrededor del 70% de las personas que comienzan con nosotros dejan la oposición antes del primer año, lo que es claramente indicativo, por un lado, de que el método y el sistema seguido permiten al opositor tomar conciencia de cuáles son sus posibilidades reales de aprobar, y, por otro, de que el sistema seguido es duro, acorde por tanto con el tipo de oposición a preparar, en la que han dejado plazas vacantes tanto en el año 2015, como en el 2016 y 2017.

Precios

Nuestros precios son:

  • On line: 80 euros/mes, incluido el temario y actualizaciones. El primer mes en que el opositor empieza se cobra a prorrata de los días “en alta”. Los demás se pagan a modo de iguala. No se disminuye el precio en los dos períodos vacacionales.
  • Presencial Alicante: 80 euros/mes, incluido el temario y actualizaciones. Igualmente, el primer mes se paga a prorrata. Los demás a modo de iguala. No se disminuye el precio en los dos períodos vacacionales.
  • Presencial Sevilla y Santiago: 110 euros/mes, incluido el temario y actualizaciones. Primer mes a prorrata. Los precios en períodos vacacionales o de ausencias por cursos o similares se señalarán anticipadamente.
  • Presencial Valencia: 120 euros/mes, incluido el temario y actualizaciones. Primer mes a prorrata. Los precios en períodos vacacionales o de ausencias por cursos o similares se señalarán anticipadamente.

Síguenos en

Oposiciones
Escala de Seguridad y Salud Laboral

Preparador oposiciones escala Seguridad y Salud Laboral

Infórmate

Te ofrecemos

• Preparación individual, no por grupos.
• Sistema acumulativo o de arrastre, no de vueltas.
• Temario propio de la parte específica.
• Cuestionarios pregunta-respuesta de la parte general.
• Controles estrictos de calidad y avance.